Caution!

CAUTION: THESIS WRITING IN PROGRESS!

CAUTION: THESIS WRITING IN PROGRESS!

CAUTION: THESIS WRITING IN PROGRESS!

domingo, julio 11, 2004

Homocigóticos de Pura Cepa

Como algunos de ustedes sabrán, mi madre, hace un tiempo, decidió obtener el documento por el cual la Club Felino de Madrid (adscrito a la World Cat Federation) le otorga el título de "Criadora Oficial", lo cual significa que los gatos que criemos (y sean de raza, claro) pueden obtener más fácilmente un puesto (si cumplen los requisitos) en una exposición Felina y, lo más importante, puede obtener nuevos pedigrees. Estos fantásticos papelajos comentan la ascendencia de tu gatito, la noble estirpe de la cual proviene y por la cual algunas personas pagarán mucho dinero por poseer un gato enteramente homocigótico, el cual, por ser de raza pura, es valorado altamente.

No hace falta decir que esta selección artificial y este método tradicional de juntar gatos de la misma especie para obtener gatos "puros" y de raza más depurada conlleva un detrimento del fenotipo: en cada nueva generación entre gatos de sanguinidad cercana se multiplican los errores naturales en la copia del código genético produciendo, en muchos casos extremos, mutaciones génicas regesivas, es decir, desfavorables para el organismo.

De este modo llegamos a obtener Gatos Persas Himalayos Albinos muy Tipados. Estos gatos son muy complicados de obtener, proceden de América del Norte (al menos mi gata).

La característica del pelaje Himalaya se da en otros mamíferos, como por ejemplo los conejos. Consiste en que el color del animal es blanco salvo en las puntas de las extremidades, que toma un color oscuro (canela, marron, negro...)
La característia Tipado es lo chato que sea el animal, cuánto más chato sea (menos morro tenga) en algunas razas más puro se considera y más valorado está. Los gatos extremadamente feos que acostumbramos a ver en fotos de exposiciones son valorados, entre otras muchas cosas, por lo tipados que son. En los gatos Persas los huesos anteriores del cráneo, los huesos del hocico, se han acortado, provocando el aplanamiento de los rasgos faciales.
Cabe mencionar que mi gata Fanny es tan tipada que, al mirarla de perfil, el rasgo facial que más adelantado del resto está (ignorando el pelo, claro) es la córnea de los ojos. En efecto, la nariz está enteramente hundida entre los ojos.

Pues bien, mi estupenda gata Fanny, que muchos conocen personalmente y otros no consiguen concebirla, tiene estas características. Es de raza pura, existen pocos gatos de esta raza pura en el mundo, y pocos criadores continúan con ella. Mis padres compraron la gata porque tenía un defecto en la boca: el colmillo derecho del mandibular estaba torcido y salía de la boca. Esto la impedía participar en exposiciones, con lo que sus propietarios tuvieron que deshacerse de ella bien jovencita y por un módico precio. Claro, todos pensamos que este defecto no se transmitiría a su descendencia y por tanto Fanny sería la madre de muchos gatitos con muy buen pedigree que serían altamente estimados en el mercado. Ciertamente ha sucedido así, aunque mi madre no haga con los gatos negocio y los cría por amor a estos animales domésticos.

La primera camada de Fanny fue inusitadamente alta para la fortaleza de la gata, tuvo nada más y nada menos que cinco cachorros, a los cuáles tuve que dar el biberón mientras estudiaba selectividad. Tres de ellos murieron a las dos semanas. Otro más murió de una enfermedad común en gatos al cabo de un tiempo.

En la segunda camada hubo más suerte, desde el punto de vista de la naturaleza, pues tuvo dos gatos, fuertes y sanos. Desde el punto de vista de una criadora aquello no era muy rentable. Uno de ellos murió al cabo de un año.

A lo largo de estas dos camadas observábamos como los gatitos de Fanny (recordemos: Himalaya pura) y su gato de monta (el padre, otro Himalaya puro) eran débiles y al poco tiempo desarrollaban la misma malformidad mandibular que su madre. Lo cual llevaba a pensar que el defecto del colmillo sí que era hereditario, no fruto de un golpe en la primera dentición de la gata, como pensábamos.

Y por último nos acercamos a la tercera camada. Hubo tres gatos, los cuales fueron bautizados como Ichi, Ni y San (Uno, Dos y Tres en Japonés), pues tales son los nombres que mi hermano y yo adjudicamos a los gatos de las camadas, normalmente en castellano y sin importar a qué gato corresponde cada nombre.

Los tres gatos nacieron fuertes, a pesar de tener padres, abuelos y bisabuelos de raza pura. Jugaron y crecieron alegrando nuestros descalzos pies con mordiscos... Mordiscos extrañanamente dolorosos... ¡Aquellos gatitos también tenían ese colmillo dichoso! Y, curiosamente, eran aún más tipados que las otras camadas, i.e., Feos de Cojones. Les fueron cortados los colmillos con el aséptico método del cortauñas.

Pasados dos meses, cuando Ni y San, los dos machos, habían sido adjudicados, cayeron enfermos. Murieron a los dos días. ¿Qué diantres había pasado? Un estudio científico asestó el golpe final a esta historia: la autopisa del veterinario de la dueña de Ni y San arrojaba el siguiente escalofriante dato: los huesos del cráneo no soldaron correctamente, y al desarrollarse el encéfalo de los gatitos, se encontraron con la oposición de una cavidad craneal que no aumentaba a la par, con lo que quedó aplastado.

Por el momento, su hermana superviviente, Ichi, que se queda con nosotros, está sana y fuerte correteando por todos lados. Eso sí, Ichi fue la tercera en nacer, la más pequeña de los tres hermanos, es posible que su cráneo tenga el mismo problema que el de sus hermanos mellizos. La Selección Natural decidirá.

Hay que mencionar antes la crueldad de esta selección artificial que los criadores de gatos de exposición cometen: para empezar es obvio que para obtener gatos de raza pura y conseguir mantenerlos durante generaciones hay que correr algunos riesgos. Y es que cruzar hermanos y primos en cada generación no es genéticamente recomendable. Por otro lado, cuando un gato es tipado en exceso, el tabique nasal está hundido en el cráneo, ésto, que nos puede parecer "bonito", no le es nada agradable a un gato, sobre todo porque sus órganos de secreción y mucosas faciales están siendo desplazados y, muchas veces, aplastados: los lacrimales segregan continuamente lágrimas y las mucosas producen en todo momento secreciones. El pobre gato se ahoga cuando la acumulación de estas sustancias se seca y endurece en la nariz sin poder limpiarse correctamente.

Mi madre ha resuelto no criar más gatos Himalayas y probará, si sobrevive Ichi, a cruzarla con un nuevo gato persa rojo Tabby, Mozart, que compraron hace poco y en poco parecido a Fanny. Pero fíjense ustedes lo que son las cosas, que revisando los pedigrees de los gatos (de Mozart e Ichi) resulta que, por algún malévolo destino que cayó sobre los criadores de gatos, son primos.

Afortunadamente Mozart no es Himalaya puro, sino que es híbrido respecto a este carácter y tiene el alelo recesivo. Así que del cruzamiento de esta pareja podemos volver de nuevo al mismo punto, con 50% de posibilidades en la primera filiación. Y si hay suerte, menos probabilidades de obtener la raza pura en la segunda generación.

Y uno puede pensar que si la genética hace que los organismo no sean anatómicamente correctos... ¿Cómo serán en cuánto a la inteligencia? Porque bien sabemos las mutaciones cromosómicas que se producen en los seres humanos. La experiencia nos dice que Fanny tampoco es agraciada en este sentido.

Algunos dicen que Fanny es hermosa, pero nuestra limitada mente es incapaz de apreciarlo, y que en la cuarta dimensión la hipergata posee una grácil belleza.

También se ha especulado que Ichi, actualmente en desarrollo, es similar al gato de Schrödinger, pues se encuentra en un estado cuántico en el que no es posible saber, a largo plazo, si la gata estará viva o muerta.

Pero si alguien quiere conocer a mi buena y cariñosa gatita Fanny, no tiene más que acercarse por aquí, ésta le responderá con un agradable ronroneo y una inquisitiva mirada de treinta grados de desviación entre los ojos. Que ésa es otra...

3 comentarios:

Mari dijo...

Yo sólo quería presentarme como testigo de todo cuanto Tharks ha ejkrito en este apartado. Sí: he visto a la gata homocigótica, y nunca podré olvidar la experiencia que supuso para mí la primera vez que la vi, como tampoco puedo evitar la sonrisa sádica (porque esto es sadismo, señores) que me sobreviene cada vez que tengo a bien el acordarme de semejante evento cuántico. Porque, antes de tener la oportunidad única de verla, llevaba meses escuchando "jomentarios" al respecto: que si la gata más fea del mundo, que si la miras de perfil la parte más adelantada de su cara es su córnea, que si cada vez que la veo la señalo y me río... pero no podía creerlo. ¡Seguro que era una exageración del assurdo éste que te cuenta sus historias de inutilidad assoluta con ese detallismo que raya la imposibilidad (aunque todos los que le conocemos sabemos que bien pueden ser verdad todos esos detalles... pero este es otro jomentario que será jomentado en otra ocasión)! Y es que, a pesar de que los gatos nunca me resultaron simpáticos y puedo recordar pocas criaturas tan egoístas y "suyas" como ellos, lo que es innegable es que poseen una estética y una elegancia que ya la quisieran muchos... con lo cual, no me podía imaginar un gato feo, o TAN feo como me lo describían. "Que no, que no puede ser, que estáis de coña"- decía en mi duda. "¡Pues vente a verla!", y por suerte o por desgracia, eso hice, y... madre mía, es horrible, de verdad. Es aún peor que cuando bañas a uno de estos mini perros-pelusa, que se quedan en una criatura de los infiernos escuálida, mojada y abandonada a su propia suerte... En fin, que sí, que es tremendo lo del castigo de la genética...
A Ichi también la he visto, y a sus hermanos (qué penita, no sabía que murieron), pero eran tan pequeños que si les mirabas por la nuca eran riquísimos... porque ese es el truco: sujetarlos de forma que no les ves la cara de su madre... Espero que su cráneo pueda acompañar en todo a su cerebro, y que sea feliz con su primo...

daniel dijo...

hola, me llamo daniel
tengo dos gatitos, la hembrita se llama anastasia y el macho rodrigo.
no se si les suena: Rodrigo y Anastasia....

Anastasia es persa segun me dijeron cuando la compré; al leer lo que escriben sobre lo mal que la pasan estos gatitos "tipados", ("ñatos" le decimos por aca), realmente me ha preocupado, ya que sus lacrimales segregan demasiadas "lagrimas" tanto asi que cada dia debo limpiarselas, lo hago con una tela suave y humeda, pero siempre lo hacia mas para verla "linda" sin esas lagrimas secas y oscuras y no porque pensaba en ayudarla a ella.
El asunto que mas me preocupa ahora es sus fosas nasales, ya que leo con preocupacion que tambien hay posibilidad que se obstruyan, si esto es asi mis deliberaciones me llevan a pensar que esa es la razon por la que Anastasia siempre esta tratando de que "acaricia su carita" quizas, (ahora pienso yo) siente alguna molestia y por eso esta siempre queriendo que la acaricien...
disculpa, me gustaria seguir con esto, tantas preguntas que tengo...

daniel

Guillermo dijo...

Hola Daniel, si escribes tu correo electrónico te responderé a tus dudas. No puedo contestarte a la dirección de correo de usuario anónimo.